Momentos, frases y poemas

 

Estamos habituados a leer diarios o autobiografías solo de personas famosas, de las cuales ya se conoce todo o casi todo. Raramente leemos historias de comunes mortales. Así es como se define Raúl: un hombre común.
Sin embargo, transitando este libro no solo nos encontramos con una semblanza en la que reconocemos un período histórico, sino también con alguien que fue, en su medida, un protagonista. Alguien capaz de contar la leyenda de su vida y la realidad de su entorno con una sinceridad doliente. Muchos escritores de reconocida fama han hecho lo mismo. Pero pocos lo han dispuesto con la franqueza con que Raúl narra la odisea de su vida, desde su modesto origen en La Calabria de San Isidro hasta el inefable deseo de poseer un Alfa Romeo, aceptando luego la destrucción de ese vehículo en un desafortunado episodio y admitir serenamente la pérdida con decoro. Casi una metáfora de su vida.
Dios le ha dado un excepcional don: la aceptación, su fe sin quebrantos ante los críticos eventos de su vida.

 

Autor:

Raúl Onorati

 

Nacido en San Isidro el 13 de Agosto de 1942. Desde niño atesoró los dones que Dios le brindó, escribiendo su primer poema a los 8 años “ Volver a Dios”, Intercalaba esta expresión literaria con la práctica del dibujo al lápiz.
Ya a los 11 años comenzó a manipular el hierro y otros metales cobre, bronce, inoxidable, que no abandono jamás habiendo pasado por todas las actitudes de elaboración, el forjado, el artístico, el naval, torneado, etc y por último  la fabricación de carrocerías, actividad que lo llevó a presidir su propia empresa.
A los 17 años incursionó en el canto, educando su voz en la “Academia Casals” que por entonces existía en la localidad de La Lucila.
El 13 de Agosto de 1994, con motivo de su cumpleaños, recibió de parte de un grupo de amigos con quienes esta unido desde 1988, el primer bastidor, óleos y pinceles. Durante ese año y en actitud autodidacta pinta sus dos primeros cuadros “El Centinela” y “Bordeando El Naranjo”.
En 1995 debido a la gran crisis por la que atraviesa la industria no pudo dedicarle tiempo muy a pesar suyo.
Dos personas tienen gran incidencia para que vuelva a pintar Guillo Lanusse que lo alienta y le presta libros sobre la materia y Domingo Reggi que en un gesto de amistad le brinda la posibilidad de exponer por primera vez al pedirle que lo acompañe en un evento.

 

Fue Dirigente muy activo en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de San Isidro.

Coordinador de la Primera Misión Empresarial organizada por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas ( ACDE) en 1993.

Miembro Fundador y Ex Tesorero de la Honorable Comisión del Consejo de Administración de la Fundación Monseñor  Antonio María Aguirre.

Miembro del Consejo Asesor de la “Fundación Nosotros” Institución con el objetivo de ayudar a integrar a la sociedad al deficiente mental y a su familia.

¡Ay... si supieras! Mi vida

R$72,22
¡Ay... si supieras! Mi vida R$72,22
Entregas para o CEP:

Meios de envio

  • Servicop Calle 50, 742, entre 9 y 10, La Plata - CP 1900, Buenos Aires - Atención de Lunes a viernes de 10 a 17hs.

    Grátis

Momentos, frases y poemas

 

Estamos habituados a leer diarios o autobiografías solo de personas famosas, de las cuales ya se conoce todo o casi todo. Raramente leemos historias de comunes mortales. Así es como se define Raúl: un hombre común.
Sin embargo, transitando este libro no solo nos encontramos con una semblanza en la que reconocemos un período histórico, sino también con alguien que fue, en su medida, un protagonista. Alguien capaz de contar la leyenda de su vida y la realidad de su entorno con una sinceridad doliente. Muchos escritores de reconocida fama han hecho lo mismo. Pero pocos lo han dispuesto con la franqueza con que Raúl narra la odisea de su vida, desde su modesto origen en La Calabria de San Isidro hasta el inefable deseo de poseer un Alfa Romeo, aceptando luego la destrucción de ese vehículo en un desafortunado episodio y admitir serenamente la pérdida con decoro. Casi una metáfora de su vida.
Dios le ha dado un excepcional don: la aceptación, su fe sin quebrantos ante los críticos eventos de su vida.

 

Autor:

Raúl Onorati

 

Nacido en San Isidro el 13 de Agosto de 1942. Desde niño atesoró los dones que Dios le brindó, escribiendo su primer poema a los 8 años “ Volver a Dios”, Intercalaba esta expresión literaria con la práctica del dibujo al lápiz.
Ya a los 11 años comenzó a manipular el hierro y otros metales cobre, bronce, inoxidable, que no abandono jamás habiendo pasado por todas las actitudes de elaboración, el forjado, el artístico, el naval, torneado, etc y por último  la fabricación de carrocerías, actividad que lo llevó a presidir su propia empresa.
A los 17 años incursionó en el canto, educando su voz en la “Academia Casals” que por entonces existía en la localidad de La Lucila.
El 13 de Agosto de 1994, con motivo de su cumpleaños, recibió de parte de un grupo de amigos con quienes esta unido desde 1988, el primer bastidor, óleos y pinceles. Durante ese año y en actitud autodidacta pinta sus dos primeros cuadros “El Centinela” y “Bordeando El Naranjo”.
En 1995 debido a la gran crisis por la que atraviesa la industria no pudo dedicarle tiempo muy a pesar suyo.
Dos personas tienen gran incidencia para que vuelva a pintar Guillo Lanusse que lo alienta y le presta libros sobre la materia y Domingo Reggi que en un gesto de amistad le brinda la posibilidad de exponer por primera vez al pedirle que lo acompañe en un evento.

 

Fue Dirigente muy activo en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de San Isidro.

Coordinador de la Primera Misión Empresarial organizada por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas ( ACDE) en 1993.

Miembro Fundador y Ex Tesorero de la Honorable Comisión del Consejo de Administración de la Fundación Monseñor  Antonio María Aguirre.

Miembro del Consejo Asesor de la “Fundación Nosotros” Institución con el objetivo de ayudar a integrar a la sociedad al deficiente mental y a su familia.