Dejar en blanco.. Sé que es una condición perversa. Ha-brá que ver quién finalice. La obra es imposible de aná-lisis, comprende entre tu pensamiento y el mío, ¿quién puede designarse único repetidor de lo que significa toda la obra? Nadie puede, nadie de uno, pero sí todos. Todos aquellos que entraron, vos que estas entrando de diver-sas maneras para querer ver qué ha escrito esta infeliz. Yo no me resigno a que tu final me proteja o la proteja. Considero varias consideraciones antes que alguien me diga ¿qué es esto? Yo necesito la ambigüedad de tu cabe-za, necesito el pensamiento tuyo cerca del mío, y a vos, como único autor irrepetible de la obra, y para que no mueras, te convoco me digas algo de ésta miserable…

 

Autora:

CLAUDIA BALDONI


Argentina, nació en Berisso, reside desde siempre en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. 
Escritora, cineasta, cantante (revela toda condición desde lo empírico). Baldoni escribe desde su más remota edad, en la actualidad se encuentra en el total ostra-cismo hace más de 9 años, en un proceso que ella refiere a la constante creación del ser. La escritora asegura que no hay finales, ni certezas inalterables y que es necesario no visualizar nada. Entre sus obras se destacan Casi escrito Casi en Blanco (2014); El Ojo que cuestionaba mis hurtos (2015), casi un apocalipsis; Silencio Redondito <de los Diablos> (2017) y su obra de cine desde lo más horroroso y poetico; y Consideraciones de Conversatorios (2018), este último surgi-do de las conferencias en su gira por países de Centroamérica, De muertes sin Venecia (2020) Controvertida, criticada, vanguardista, con un compromiso íntimo y social, Baldoni no concibe la vida sin escribir, sencillamente porque no sabe vivir de otra forma. La práctica que ella dice “estar en el pensamiento constante”, “no se puede seguir subestimando al lector”, “es necesario su muerte contínua”, “para eso debo morir con el corazón en la lengua” (la autora refiere a todo esto en su última crónica, ensayo con ironía, que se desprende de Los Guantes de tul en la Ciudadela y el Diálogo secreto.

 

El diálogo secreto / Los guantes de tul en la ciudadela

R$33,43
El diálogo secreto / Los guantes de tul en la ciudadela R$33,43
Entregas para o CEP:

Meios de envio

  • Servicop Calle 13, 1137 Esquina 520 bis (1906) Tolosa, Buenos Aires - Atención de Lun. a Vie. de 10 a 17 hs.

    Grátis

Dejar en blanco.. Sé que es una condición perversa. Ha-brá que ver quién finalice. La obra es imposible de aná-lisis, comprende entre tu pensamiento y el mío, ¿quién puede designarse único repetidor de lo que significa toda la obra? Nadie puede, nadie de uno, pero sí todos. Todos aquellos que entraron, vos que estas entrando de diver-sas maneras para querer ver qué ha escrito esta infeliz. Yo no me resigno a que tu final me proteja o la proteja. Considero varias consideraciones antes que alguien me diga ¿qué es esto? Yo necesito la ambigüedad de tu cabe-za, necesito el pensamiento tuyo cerca del mío, y a vos, como único autor irrepetible de la obra, y para que no mueras, te convoco me digas algo de ésta miserable…

 

Autora:

CLAUDIA BALDONI


Argentina, nació en Berisso, reside desde siempre en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. 
Escritora, cineasta, cantante (revela toda condición desde lo empírico). Baldoni escribe desde su más remota edad, en la actualidad se encuentra en el total ostra-cismo hace más de 9 años, en un proceso que ella refiere a la constante creación del ser. La escritora asegura que no hay finales, ni certezas inalterables y que es necesario no visualizar nada. Entre sus obras se destacan Casi escrito Casi en Blanco (2014); El Ojo que cuestionaba mis hurtos (2015), casi un apocalipsis; Silencio Redondito <de los Diablos> (2017) y su obra de cine desde lo más horroroso y poetico; y Consideraciones de Conversatorios (2018), este último surgi-do de las conferencias en su gira por países de Centroamérica, De muertes sin Venecia (2020) Controvertida, criticada, vanguardista, con un compromiso íntimo y social, Baldoni no concibe la vida sin escribir, sencillamente porque no sabe vivir de otra forma. La práctica que ella dice “estar en el pensamiento constante”, “no se puede seguir subestimando al lector”, “es necesario su muerte contínua”, “para eso debo morir con el corazón en la lengua” (la autora refiere a todo esto en su última crónica, ensayo con ironía, que se desprende de Los Guantes de tul en la Ciudadela y el Diálogo secreto.