¿De dónde te pido que despiertes? De ese sueño profundo que nos aleja de nuestro propósito, de nuestra evolución. Despertar para comenzar una nueva vida. Te cuento mis experiencias, mis descubrimientos, mis historias, mis despertares, para que sólo sepas que como me pasó a mi te puede pasar a vos. Despiertos somos dueños de nuestra realidad, amigos de esa mente charlatana que muchas veces es el agujero que hunde el barco. Te cuento el proceso que inicié años atrás, cuando si me preguntabas sobre espiritualidad te hubiera dicho “no soy espiritual” y hoy, vaya a saber cómo, terminé escribiendo un libro sobre mi camino. Espero poder ser espejo tuyo, generar en vos la inquietud necesaria para que comiences este viaje que tiene las mejores recompensas.

Me siento bien cada día, los ojos no me pesan al despertarme. Hace tiempo que las enfermedades no se hacen presentes. Los pensamientos se volvieron amigables desde el 15 de junio del 2018 cuando escribí en mi cuaderno negro “Mi mente comenzó a jugar a mi favor”. Elijo de quién rodearme, teniendo en cuenta el amor que se comparte. La muerte se convirtió en mi amiga y porque entendí su cercanía, cada día es un regalo que aprendí a disfrutar. La ira ya no brota. El amor aparece por todos lados, un amor sereno que nace desde adentro, se ve que ahí estaba y me había olvidado. Estoy aquí y ahora, agradecido a cada paso y a cada golpe, por más duros que hayan sido. La búsqueda de una realidad alternativa que había empezado de otra manera, se encauzó desde la luz y la conciencia.

 

Si no me hace bien, no lo hago.

Si no lo quiero, no lo tengo.

Si no me gusta, no comparto.

Si así pienso, así actúo.

Si así digo, así pienso.

Si así soy, así me verán.

 

Libre aprendí a andar. Liviano, sin el peso de tanta mochila que supe acarrear. Me enamoro de las plantas, con las que vergüenza me daba hablar. A las sombras en los árboles suelo mirar. Visito al río, es mi universidad. Cambié el gimnasio por yoga, los músculos por la energía, el ser parte por explorar lo desconocido.  El  chi kung, el yoga, el reiki y los alimentos son mi blister de pastillas. Definitivamente no como lo que amo. Descubrí la magia del sol y los puntos brillantes de energía que flotan en el aire. Descubrí mi sonrisa sin motivo y la felicidad por solo estar. Descubrí a las guerreras y los guerreros de este mundo, atacando con amor que expande y contamina la magia del universo. Desaprendí lo duro, aprendí lo blando. Recordé, entonces, que soy naturaleza. Soy espíritu encarnado, ex preso de la mente y ex enemigo del cuerpo.  Así vivo, desde ahí vivo. Libre como el viento de montaña que encarcelado solo es aire. Descubrí mi vocación, ser consciente y transmitirlo. Por decisión propia, me declaro dueño de mi realidad, libre de esas miradas pesadas que agregaban peso a mi andar, creador de mis segundos, de lo que soy. Me declaro surfista del presente.

Autor:

Andrés Branne

Despertate por favor

€11,96
Despertate por favor €11,96
¿De dónde te pido que despiertes? De ese sueño profundo que nos aleja de nuestro propósito, de nuestra evolución. Despertar para comenzar una nueva vida. Te cuento mis experiencias, mis descubrimientos, mis historias, mis despertares, para que sólo sepas que como me pasó a mi te puede pasar a vos. Despiertos somos dueños de nuestra realidad, amigos de esa mente charlatana que muchas veces es el agujero que hunde el barco. Te cuento el proceso que inicié años atrás, cuando si me preguntabas sobre espiritualidad te hubiera dicho “no soy espiritual” y hoy, vaya a saber cómo, terminé escribiendo un libro sobre mi camino. Espero poder ser espejo tuyo, generar en vos la inquietud necesaria para que comiences este viaje que tiene las mejores recompensas.

Me siento bien cada día, los ojos no me pesan al despertarme. Hace tiempo que las enfermedades no se hacen presentes. Los pensamientos se volvieron amigables desde el 15 de junio del 2018 cuando escribí en mi cuaderno negro “Mi mente comenzó a jugar a mi favor”. Elijo de quién rodearme, teniendo en cuenta el amor que se comparte. La muerte se convirtió en mi amiga y porque entendí su cercanía, cada día es un regalo que aprendí a disfrutar. La ira ya no brota. El amor aparece por todos lados, un amor sereno que nace desde adentro, se ve que ahí estaba y me había olvidado. Estoy aquí y ahora, agradecido a cada paso y a cada golpe, por más duros que hayan sido. La búsqueda de una realidad alternativa que había empezado de otra manera, se encauzó desde la luz y la conciencia.

 

Si no me hace bien, no lo hago.

Si no lo quiero, no lo tengo.

Si no me gusta, no comparto.

Si así pienso, así actúo.

Si así digo, así pienso.

Si así soy, así me verán.

 

Libre aprendí a andar. Liviano, sin el peso de tanta mochila que supe acarrear. Me enamoro de las plantas, con las que vergüenza me daba hablar. A las sombras en los árboles suelo mirar. Visito al río, es mi universidad. Cambié el gimnasio por yoga, los músculos por la energía, el ser parte por explorar lo desconocido.  El  chi kung, el yoga, el reiki y los alimentos son mi blister de pastillas. Definitivamente no como lo que amo. Descubrí la magia del sol y los puntos brillantes de energía que flotan en el aire. Descubrí mi sonrisa sin motivo y la felicidad por solo estar. Descubrí a las guerreras y los guerreros de este mundo, atacando con amor que expande y contamina la magia del universo. Desaprendí lo duro, aprendí lo blando. Recordé, entonces, que soy naturaleza. Soy espíritu encarnado, ex preso de la mente y ex enemigo del cuerpo.  Así vivo, desde ahí vivo. Libre como el viento de montaña que encarcelado solo es aire. Descubrí mi vocación, ser consciente y transmitirlo. Por decisión propia, me declaro dueño de mi realidad, libre de esas miradas pesadas que agregaban peso a mi andar, creador de mis segundos, de lo que soy. Me declaro surfista del presente.

Autor:

Andrés Branne