En todos los tiempos, el humano se ha visto expuesto a dos presencias que tironean su vivir en el mundo: el continuar existiendo como hasta entonces y el comenzar a vivir como el Espíritu comienza a inclinar el corazón. Permaneciendo en uno de estos momentos (al mundano me refiero) no se da cuenta que permanece en el lugar equivocado, que hay un horizonte nuevo, el verdadero. Basta el momento en que Dios decide atender la devolución a su llamado de amor y todo se revoluciona, todo cambia y resplandece: lo antiguo resulta triste, deprimente, insulso, sin vida, muerto.

 

Autora:

Margarita Pereyra

Quiero verte 1

€1,14
Quiero verte 1 €1,14
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Servicop Calle 13, 1137 Esquina 520 bis (1906) Tolosa, Buenos Aires - Atención de Lun. a Vie. de 10 a 17 hs.

    Gratis

  En todos los tiempos, el humano se ha visto expuesto a dos presencias que tironean su vivir en el mundo: el continuar existiendo como hasta entonces y el comenzar a vivir como el Espíritu comienza a inclinar el corazón. Permaneciendo en uno de estos momentos (al mundano me refiero) no se da cuenta que permanece en el lugar equivocado, que hay un horizonte nuevo, el verdadero. Basta el momento en que Dios decide atender la devolución a su llamado de amor y todo se revoluciona, todo cambia y resplandece: lo antiguo resulta triste, deprimente, insulso, sin vida, muerto.

 

Autora:

Margarita Pereyra