“Sólo con el arrepentimiento, puedes recibir el perdón y sentir que el alma está en calma”

 

Hay diversas creencias, entre ellas una dice que Dios un día juntó a todas las almas en el cielo, para avisarles que debían bajar a la tierra. Pero, había algunas que se encontraban más unidas que otras, y no les agradó dicha decisión. Por tal motivo hicieron un pacto: se ataron un hilo rojo en el dedo índice de la mano izquierda, cuyas venas se conectan directamente al corazón, así se podrían encontrar y dicho hilo jamás se podría romper. Por esta razón, se cree que las personas siempre buscan a su alma gemela; aunque algunas no la pueden encontrar y hay otras que tal vez la encuentran, pero no llegan a darse cuenta. Tanto es así que mucha gente no cree en las casualidades, sino que consideran que ciertas situaciones fueron parte del destino.
Y… así comienza la historia por casualidad o por obra del destino ¡quién sabe….!

 

Autora:

Jessica Noemí Zaracho

 

El ángel del hilo rojo

$1.550
¡No te lo pierdas, es el último!
El ángel del hilo rojo $1.550
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Servicop Calle 13, 1137 Esquina 520 bis (1906) Tolosa, Buenos Aires - Atención de Lun. a Vie. de 10 a 17 hs.

    Gratis

“Sólo con el arrepentimiento, puedes recibir el perdón y sentir que el alma está en calma”

 

Hay diversas creencias, entre ellas una dice que Dios un día juntó a todas las almas en el cielo, para avisarles que debían bajar a la tierra. Pero, había algunas que se encontraban más unidas que otras, y no les agradó dicha decisión. Por tal motivo hicieron un pacto: se ataron un hilo rojo en el dedo índice de la mano izquierda, cuyas venas se conectan directamente al corazón, así se podrían encontrar y dicho hilo jamás se podría romper. Por esta razón, se cree que las personas siempre buscan a su alma gemela; aunque algunas no la pueden encontrar y hay otras que tal vez la encuentran, pero no llegan a darse cuenta. Tanto es así que mucha gente no cree en las casualidades, sino que consideran que ciertas situaciones fueron parte del destino.
Y… así comienza la historia por casualidad o por obra del destino ¡quién sabe….!

 

Autora:

Jessica Noemí Zaracho