Cuando miro las raíces de mi árbol, observo que son fuertes, sólidas como huesos de madera, aferradas a la tierra de sus ancestros. Tienen rasgos delicados, voces femeninas, que canturrean tangos, canciones populares y susurran canciones de cunas. Visten tacones y polleras y llevan sus labios pintados de rojo. Van juntas, van solas formando clanes, escasean los alimentos, las oportunidades y los hombres.

La sociedad les da la espalda, la iglesia las señala y sus amores las han abandonado.

Por eso van de la mano, solidarias, siempre caminando sin mirar atrás al encuentro del futuro.

Esta familia de hembras la componen Mecha, sus hijas Fresia y Marieta. Su abuelita Alida que las cuida para que esta madre soltera pueda ser proveedora y sostén del hogar de mujeres.

Hay una tía política, la tía Jovita un personaje mágico y metafísico que les tendera una mano y donde Mechita conocerá rituales, pociones y las videncias de su tía excéntrica y diminuta como un gnomo.

Pero habrá una figura femenina excepcional de sangre mapuche que formará parte de toda la descendencia de la familia Salcedo como un ángel protector y guardián.

La querida Millaray, que significa flor de oro en mapudungun, nunca las abandonará.

Ese árbol irá dando brotes nuevos en tiempos más benévolos y las mujeres serén reivindicadas. Y ese clan de féminas verá llegar a su seno un hombre nuevo que caminará a la par de ellas y trenzaran sus manos avanzando hacia el futuro.

Alvarez ELisa

 

Familia de Mujeres

$12.25 USD
Familia de Mujeres $12.25 USD

Cuando miro las raíces de mi árbol, observo que son fuertes, sólidas como huesos de madera, aferradas a la tierra de sus ancestros. Tienen rasgos delicados, voces femeninas, que canturrean tangos, canciones populares y susurran canciones de cunas. Visten tacones y polleras y llevan sus labios pintados de rojo. Van juntas, van solas formando clanes, escasean los alimentos, las oportunidades y los hombres.

La sociedad les da la espalda, la iglesia las señala y sus amores las han abandonado.

Por eso van de la mano, solidarias, siempre caminando sin mirar atrás al encuentro del futuro.

Esta familia de hembras la componen Mecha, sus hijas Fresia y Marieta. Su abuelita Alida que las cuida para que esta madre soltera pueda ser proveedora y sostén del hogar de mujeres.

Hay una tía política, la tía Jovita un personaje mágico y metafísico que les tendera una mano y donde Mechita conocerá rituales, pociones y las videncias de su tía excéntrica y diminuta como un gnomo.

Pero habrá una figura femenina excepcional de sangre mapuche que formará parte de toda la descendencia de la familia Salcedo como un ángel protector y guardián.

La querida Millaray, que significa flor de oro en mapudungun, nunca las abandonará.

Ese árbol irá dando brotes nuevos en tiempos más benévolos y las mujeres serén reivindicadas. Y ese clan de féminas verá llegar a su seno un hombre nuevo que caminará a la par de ellas y trenzaran sus manos avanzando hacia el futuro.

Alvarez ELisa