Para los que han contraído el temible COVID 19 (hoy principal preocupación del género humano en este rubro). Es muy poco probable que haya alguien que niegue la existencia de Dios nuestro padre y creador, ni aún así el que tuvo la gracia de sufrir síntomas leves, (esto obra de Dios también sin duda). Queridos hermanos en Cristo Jesús me pongo en el lugar de los que sufren hasta el limite de sus propias fuerzas, en estado grave, en una terapia de algún hospital o en su misma casa aislado en el lecho de una habitación, sin posibilidades de ser trasladado a un lugar adecuado quizás debido a que los centros asistenciales se hallen colmados en su capacidad. 1ro. Para mis hermanos en Cristo que han sufrido síntomas graves. Que al experimentar esos profundos dolores en nuestros  cuerpos que parecía realmente se nos estaba terminando el mundo, si duda. Sufrimos falta de aire, nos sentimos desfallecer, caíamos en la cuenta que de un momento a otro nuestro corazón dejaba de latir para terminar con nuestra vida. Es ahí donde el más incrédulo y con uso de razón toma conciencia que Dios existe y de última le podríamos pedir una mano ante la necesidad y nuestra desesperación y al sentirnos indefensos como una criatura o como cuando éramos pequeños ante un problema de cualquier índole pediamos el auxilio de mamá a gritos y nos hechabamos a llorar. Dios en principio es nuestro creador y padre, de Él depende nuestra vida, vivimos gracias a Él, vivimos para Él, pero si no nos toca un caso semejante a veces no lo entendemos o no lo vemos, comprensible somos seres humanos. Dios es infinitamente misericordioso y a pesar de los desprecios que le podamos hacer repetidas veces y como hijos que somos jamás nos desampara y siempre cariñosamente nos abre sus brazos ante cualquier requerimiento o necesidad que tengamos. Solamente debemos pedirle. Estimo que nuestras últimas palabras serán!!!!Santo Dios ayúdame por favor!!!!.No esperemos ni desesperemos, salvemonos ya convencidos de Dios Cristo Jesús. Él nos ama  infinitamente lo demostró y todos los días somos testigos de su amor en cada paso que damos. 2do. Para los hermanos que sufrieron síntomas leves y/o para otros que se recuperaron o continúan internados. Dios puso a nuestra disposicion los mejores profesionales. El manejó y esta manejando nuestro tratamiento hasta que nos recuperemos definitivamente y que ya no exista rincón del planeta alguno contaminado de este mal, siempre y cuando confiemos en Él. Dios nuestro señor y la Santísima Virgen María su madre y madre nuestra por todos los siglos. Quisiera aclararle hermanos (no olviden) que Dios algún día con seguridad nos pedirá rendir cuentas de todos los dones que puso a nuestra disposicion para que hagamos uso en bien de los demás, Él es el único dueño y administrador de todo lo que nos rodea, nada nos pertenece. Y hoy quizás te hizo el más grande y mejor regalo de tu vida, te dió la posibilidad de seguir viviendo, primero te regalo la vida!!!!. Qué te parece nada más y nada menos, naciste de nuevo!!!!. Gracias a Dios. Felicitaciones!!!!. (1juan 5_14, 15) " Tenemos plena confianza de que Dios nos escucha si le pedimos algo conforme a su voluntad".

 

Autor:

Dionisio Luján Gauna

Desde lo más profundo de mi corazón me resta aclarar que lo plasmado en la primera prolongación de esta obra resulta ser un relato fiel de lo que sentí en mi condición de enfermo, aislado en una habitación en una cama armada al efecto en mi casa con la sola y agradable presencia de Dios, quien guía mis pasos durante este camino que con felicidad Cristo me permitió tomar su Cruz durante su pasión rumbo al calvario donde fuera crucificado, y por su gran amor salvó a la humanidad de la muerte eterna para todo aquél que creyera en Él, haciéndome sentir su placer doloroso de un humilde pequeño Simón de Cirene, sin jamás poder atarles ni aunque sea un cordón de sus calzados, que a Jesús le ayudó a cargar su Cruz en sus tres caídas.

El abuelo del sentir correntino

$18.56 USD
El abuelo del sentir correntino $18.56 USD
Shipping for zipcode:

Shipping Methods

  • Servicop Calle 50, 742, entre 9 y 10, La Plata - CP 1900, Buenos Aires - Atención de Lunes a viernes de 10 a 17hs.

    Free

Para los que han contraído el temible COVID 19 (hoy principal preocupación del género humano en este rubro). Es muy poco probable que haya alguien que niegue la existencia de Dios nuestro padre y creador, ni aún así el que tuvo la gracia de sufrir síntomas leves, (esto obra de Dios también sin duda). Queridos hermanos en Cristo Jesús me pongo en el lugar de los que sufren hasta el limite de sus propias fuerzas, en estado grave, en una terapia de algún hospital o en su misma casa aislado en el lecho de una habitación, sin posibilidades de ser trasladado a un lugar adecuado quizás debido a que los centros asistenciales se hallen colmados en su capacidad. 1ro. Para mis hermanos en Cristo que han sufrido síntomas graves. Que al experimentar esos profundos dolores en nuestros  cuerpos que parecía realmente se nos estaba terminando el mundo, si duda. Sufrimos falta de aire, nos sentimos desfallecer, caíamos en la cuenta que de un momento a otro nuestro corazón dejaba de latir para terminar con nuestra vida. Es ahí donde el más incrédulo y con uso de razón toma conciencia que Dios existe y de última le podríamos pedir una mano ante la necesidad y nuestra desesperación y al sentirnos indefensos como una criatura o como cuando éramos pequeños ante un problema de cualquier índole pediamos el auxilio de mamá a gritos y nos hechabamos a llorar. Dios en principio es nuestro creador y padre, de Él depende nuestra vida, vivimos gracias a Él, vivimos para Él, pero si no nos toca un caso semejante a veces no lo entendemos o no lo vemos, comprensible somos seres humanos. Dios es infinitamente misericordioso y a pesar de los desprecios que le podamos hacer repetidas veces y como hijos que somos jamás nos desampara y siempre cariñosamente nos abre sus brazos ante cualquier requerimiento o necesidad que tengamos. Solamente debemos pedirle. Estimo que nuestras últimas palabras serán!!!!Santo Dios ayúdame por favor!!!!.No esperemos ni desesperemos, salvemonos ya convencidos de Dios Cristo Jesús. Él nos ama  infinitamente lo demostró y todos los días somos testigos de su amor en cada paso que damos. 2do. Para los hermanos que sufrieron síntomas leves y/o para otros que se recuperaron o continúan internados. Dios puso a nuestra disposicion los mejores profesionales. El manejó y esta manejando nuestro tratamiento hasta que nos recuperemos definitivamente y que ya no exista rincón del planeta alguno contaminado de este mal, siempre y cuando confiemos en Él. Dios nuestro señor y la Santísima Virgen María su madre y madre nuestra por todos los siglos. Quisiera aclararle hermanos (no olviden) que Dios algún día con seguridad nos pedirá rendir cuentas de todos los dones que puso a nuestra disposicion para que hagamos uso en bien de los demás, Él es el único dueño y administrador de todo lo que nos rodea, nada nos pertenece. Y hoy quizás te hizo el más grande y mejor regalo de tu vida, te dió la posibilidad de seguir viviendo, primero te regalo la vida!!!!. Qué te parece nada más y nada menos, naciste de nuevo!!!!. Gracias a Dios. Felicitaciones!!!!. (1juan 5_14, 15) " Tenemos plena confianza de que Dios nos escucha si le pedimos algo conforme a su voluntad".

 

Autor:

Dionisio Luján Gauna

Desde lo más profundo de mi corazón me resta aclarar que lo plasmado en la primera prolongación de esta obra resulta ser un relato fiel de lo que sentí en mi condición de enfermo, aislado en una habitación en una cama armada al efecto en mi casa con la sola y agradable presencia de Dios, quien guía mis pasos durante este camino que con felicidad Cristo me permitió tomar su Cruz durante su pasión rumbo al calvario donde fuera crucificado, y por su gran amor salvó a la humanidad de la muerte eterna para todo aquél que creyera en Él, haciéndome sentir su placer doloroso de un humilde pequeño Simón de Cirene, sin jamás poder atarles ni aunque sea un cordón de sus calzados, que a Jesús le ayudó a cargar su Cruz en sus tres caídas.