Este libro es un homenaje al pueblo vasco y en especial a mi tatarabuela Selene. También a las aguerridas mujeres vascas y a los gasteiztarra todos. Fue una experiencia inolvidable pasear por el tiempo y el espacio desde 1688 hasta estos días. Me encontré con gasteiztarra guerreros, cultivadores, comerciantes, judíos, franceses, argentinos y otras yerbas. Padecí sus dolores y compartí sus escasas alegrías. Pude ver de cerca la cultura vasca que es tan hermosa como antigua, siempre adaptándose sin perder la identidad ni el euskera que tantas veces se quiso eliminar. Estuve en sus guerras externas  e internas donde defendieron sus contemporáneas ideologías. Compré, vendí, viajé, nací y morí dentro de España y fuera de ella. Escribí mucho, no sé bien o mal, pero sí sé que cada letra está llena de cariño y respeto. Algunos datos pueden ser discutidos o corregidos, pero no la motivación y los sentimientos puestos en cada renglón. En fin, es mucha la historia escrita y mucha más la que no escribí.  Solo pretendo poner un granito de arena por medio de la vida del apellido vasco Zaballa y alguno de sus descendientes. Esto es un tributo a mi tatarabuela y su Vasconia y un legado para mi hija, para que ella conozca las raíces de este árbol genealógico plantado en la zaballa, es decir en la anchura extensa de la vida regada por el río del tiempo.

 

Autor:

MARCELO ZABALLA 

 

SOY ZABALLA…HEREDERO GASTEIZTARRA

R$105,56
SOY ZABALLA…HEREDERO GASTEIZTARRA R$105,56
Entregas para o CEP:

Meios de envio

  • Servicop Calle 50, 742, entre 9 y 10, La Plata - CP 1900, Buenos Aires - Atención de Lunes a viernes de 10 a 17hs.

    Grátis

Este libro es un homenaje al pueblo vasco y en especial a mi tatarabuela Selene. También a las aguerridas mujeres vascas y a los gasteiztarra todos. Fue una experiencia inolvidable pasear por el tiempo y el espacio desde 1688 hasta estos días. Me encontré con gasteiztarra guerreros, cultivadores, comerciantes, judíos, franceses, argentinos y otras yerbas. Padecí sus dolores y compartí sus escasas alegrías. Pude ver de cerca la cultura vasca que es tan hermosa como antigua, siempre adaptándose sin perder la identidad ni el euskera que tantas veces se quiso eliminar. Estuve en sus guerras externas  e internas donde defendieron sus contemporáneas ideologías. Compré, vendí, viajé, nací y morí dentro de España y fuera de ella. Escribí mucho, no sé bien o mal, pero sí sé que cada letra está llena de cariño y respeto. Algunos datos pueden ser discutidos o corregidos, pero no la motivación y los sentimientos puestos en cada renglón. En fin, es mucha la historia escrita y mucha más la que no escribí.  Solo pretendo poner un granito de arena por medio de la vida del apellido vasco Zaballa y alguno de sus descendientes. Esto es un tributo a mi tatarabuela y su Vasconia y un legado para mi hija, para que ella conozca las raíces de este árbol genealógico plantado en la zaballa, es decir en la anchura extensa de la vida regada por el río del tiempo.

 

Autor:

MARCELO ZABALLA