Una historia de amor en medio de la guerra

Después de haber incursionado en temas históricos en sus obras publicadas, Jorge Osvaldo Bazán se inmiscuye en la terrible Guerra del Chaco (1932-1935), que enfrentó a sangre y fuego a Bolivia y Paraguay por la definitiva conquista de un enorme territorio que había quedado sin delimitar desde tiempos de la colonia. Y lo hace desde el formato de relato histórico, ligeramente novelado, donde el personaje de ficción, el cadete paraguayo Fulgencio Fernández vive una historia de amor en medio de las bombas y los balazos de las batallas de Boquerón y Nanawa. En este libro, los presidentes Eusebio Ayala (Paraguay), Daniel Salamanca (Bolivia) y Agustín Justo (Argentina) , los militares guaraníes coronel José Félix Estigarribia y el mayor Arturo Bray, el general alemán Hans Kundt, el teniente coronel Marzana de Bolivia, y otros tantos participan de diálogos imaginarios, claro está, pero sujetos a una muy minuciosa investigación histórica, respaldada por una extensa documentación, citando fuentes inobjetables de estudiosos de ambos países en pugna, y de material gráfico y fílmico, de fuentes bolivianas y paraguayas.     
Se trata de un pequeño homenaje a los valientes hombres que dieron su vida, en medio de un conflicto azuzado por intereses foráneos.

 

Autor:

Jorge Osvaldo Bazán

Jorge Osvaldo Bazán nació en Buenos Aires en 1951, pero tempranamente se radicó con su familia en la ciudad de Formosa. Estudió en la Universidad Nacional del Nordeste donde se graduó de Ingeniero en Construcciones.

Además de las tareas propias de la profesión, hace 35 años que se desempeña como docente en la Asignatura Análisis Matemático I de la Carrera de Ingeniería, primero del Instituto Universitario y luego de la creación de la Universidad Nacional de Formosa en 1988, fue designado primer Secretario General de Ciencia y Técnica.

Su carrera periodística arranca con la publicación de un artículo en el diario “Mayoría” en épocas del tercer gobierno peronista. En 1992 se convierte en columnista dominical del diario “La Mañana” hasta 1997, escribiendo notas histórico-políticas, mientras conducía el programa televisivo “Micrófono abierto” para Canal 3-Formosa Televisión Color, además de conducir programas radiales. Entre 1997 y 2001 asumió como Concejal Municipal de la ciudad de Formosa por el Frente para la Victoria, siendo elegido por sus pares Presidente del Bloque hasta el fin de su mandato. Luego sería designado por el Gobernador Gildo Insfrán, Director de “Lapacho” L.T. 88 Canal 11 de Formosa hasta junio de 2020, cuando accedió a la jubilación ordinaria. Fue Consejero Titular de Formosa ante el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual creado por la Ley de Medios 26.522, miembro fundador del Consejo Federal de la Televisión Pública, Vicepresidente y Presidente de esa entidad.

En 2016 publicó su libro “Columnista invitado” donde volcó en sus 434 páginas las notas escritas no sólo en “La Mañana” sino también en el diario “Tiempo formoseño”.

 

 

Boquerón

$2.000
Boquerón $2.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Servicop Calle 50, 742, entre 9 y 10, La Plata - CP 1900, Buenos Aires - Atención de Lunes a viernes de 10 a 17hs.

    Gratis

Una historia de amor en medio de la guerra

Después de haber incursionado en temas históricos en sus obras publicadas, Jorge Osvaldo Bazán se inmiscuye en la terrible Guerra del Chaco (1932-1935), que enfrentó a sangre y fuego a Bolivia y Paraguay por la definitiva conquista de un enorme territorio que había quedado sin delimitar desde tiempos de la colonia. Y lo hace desde el formato de relato histórico, ligeramente novelado, donde el personaje de ficción, el cadete paraguayo Fulgencio Fernández vive una historia de amor en medio de las bombas y los balazos de las batallas de Boquerón y Nanawa. En este libro, los presidentes Eusebio Ayala (Paraguay), Daniel Salamanca (Bolivia) y Agustín Justo (Argentina) , los militares guaraníes coronel José Félix Estigarribia y el mayor Arturo Bray, el general alemán Hans Kundt, el teniente coronel Marzana de Bolivia, y otros tantos participan de diálogos imaginarios, claro está, pero sujetos a una muy minuciosa investigación histórica, respaldada por una extensa documentación, citando fuentes inobjetables de estudiosos de ambos países en pugna, y de material gráfico y fílmico, de fuentes bolivianas y paraguayas.     
Se trata de un pequeño homenaje a los valientes hombres que dieron su vida, en medio de un conflicto azuzado por intereses foráneos.

 

Autor:

Jorge Osvaldo Bazán

Jorge Osvaldo Bazán nació en Buenos Aires en 1951, pero tempranamente se radicó con su familia en la ciudad de Formosa. Estudió en la Universidad Nacional del Nordeste donde se graduó de Ingeniero en Construcciones.

Además de las tareas propias de la profesión, hace 35 años que se desempeña como docente en la Asignatura Análisis Matemático I de la Carrera de Ingeniería, primero del Instituto Universitario y luego de la creación de la Universidad Nacional de Formosa en 1988, fue designado primer Secretario General de Ciencia y Técnica.

Su carrera periodística arranca con la publicación de un artículo en el diario “Mayoría” en épocas del tercer gobierno peronista. En 1992 se convierte en columnista dominical del diario “La Mañana” hasta 1997, escribiendo notas histórico-políticas, mientras conducía el programa televisivo “Micrófono abierto” para Canal 3-Formosa Televisión Color, además de conducir programas radiales. Entre 1997 y 2001 asumió como Concejal Municipal de la ciudad de Formosa por el Frente para la Victoria, siendo elegido por sus pares Presidente del Bloque hasta el fin de su mandato. Luego sería designado por el Gobernador Gildo Insfrán, Director de “Lapacho” L.T. 88 Canal 11 de Formosa hasta junio de 2020, cuando accedió a la jubilación ordinaria. Fue Consejero Titular de Formosa ante el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual creado por la Ley de Medios 26.522, miembro fundador del Consejo Federal de la Televisión Pública, Vicepresidente y Presidente de esa entidad.

En 2016 publicó su libro “Columnista invitado” donde volcó en sus 434 páginas las notas escritas no sólo en “La Mañana” sino también en el diario “Tiempo formoseño”.